CENTELLOGRAMA

Por lo común los médicos recurren a un centellograma a fin de examinar el estado del esqueleto de su paciente, detectar eventuales tumores a nivel de los huesos, evaluar si existe metástasis, verificar si hay fracturas por estrés o diagnosticar casos de osteomielitis, por ejemplo. Es decir que un centellograma óseo permite detectar o diagnosticar todo un conjunto de patologías, y no solamente cáncer, como a veces se cree. Esta sería, en el caso del centellograma, una primera aproximación a su definición.

También existe el centellograma tiroideo o de tiroides, que como su nombre lo sugiere presenta imágenes de la glándula tiroides luego de haberse suministrado al paciente material radioactivo (por lo común yodo 131), brindando información funcional y anatómica sobre la mencionada glándula.

Del mismo modo, existe otra variante de examen que es el centellograma renal y pulmonar, cuyo espíritu de base es el mismo que el que ya señalamos. Y también existe el centellograma óseo corporal total que en suma es usado a efectos de evaluar potenciales tumores, infecciones a nivel de huesos, o, eventualmente, cáncer.

Por otro lado los médicos también solicitan un estudio de centellograma a fin de poder determinar si un cáncer ya diagnosticado (por ejemplo de tiroides, de próstata, de pulmón, de riñón o de mama) se extendió hacia los huesos. Asimismo se solicita este examen ante casos de dolores óseos que no encuentran respuesta, de fracturas que no salen en estudios radiográficos (habitualmente son fracturas de columna, de cadera o fracturas por estrés por ejemplo en piernas o pies). No obstante, el centellograma también puede solicitarse para investigar las causas de ciertos trastornos metabólicos.

Es por ello que no existe una única clase de centellograma; los médicos por ejemplo pueden solicitar un centellograma cardíaco, de tiroides y mediastino, de paratiroides, de glándulas salivales o un centellograma de pulmón v/q; un profesional de la medicina también puede solicitar un centellograma hepático (o más específicamente de pool vascular hepático), de páncreas, de bazo, de pool vascular renal o un centellograma de vías linfáticas. Y cada uno de esos estudios tiene obviamente su foco especial.

ESTUDIO CENTELLOGRAMA

Para efectuar un centellograma las mejores prácticas actuales sugieren inyectar radiofármacos (un radiotrazador radioactivo que se dirige por el torrente de la sangre rumbo a los órganos y huesos); en el caso de un centellograma óseo estos radiofármacos se concentran a nivel del esqueleto y se inyectan por vía intravenosa en brazos.

A veces se efectúan las tomas de las imágenes en el mismo momento en que se suministra el material radioactivo (que por cierto presenta dosis tan pequeñas, que no son para nada dañinas ni representan riesgos para la persona); otras veces se puede pedir al paciente que, luego de administrado el radiofármaco, tome mucho líquido, y que retorne entre dos y cuatro horas más tarde para concretar la toma de imágenes (que pueden ser de cuerpo entero, o parciales, de acuerdo a lo solicitado oportunamente por el médico).

Si bien aporta información de relieve como estudio individual, habitualmente un centellograma se usa conjuntamente con otro tipo de pruebas o análisis (como por ejemplo radiografías, evaluación de historia clínica, análisis de biopsia o de sangre y eventualmente una resonancia magnética o tomografía computada).

CENTELLOGRAMA ZONA OESTE

Considerando los puntos antes señalados, queda claro que este estudio presenta ciertas complejidades y conviene realizarlo en un centro de imágenes médicas que adhiera a las mejores prácticas internacionales, validadas por los organismos mundiales más importantes. Para ello el centro debe contar con instalaciones cuidadas, tecnologías de punta y personal muy bien entrenado. Todo ello lo encontrará en las diferentes sedes de Diagnóstico Tesla. Por lo tanto si es que precisa realizarse un estudio de centellograma, puede confiar en nosotros.

Efectuamos esta clase de exámenes de centellograma en diferentes puntos del oeste, para que les resulte conveniente a los habitantes de localidades como Castelar, Hurlingham, Merlo, Morón, Moreno, Ituzaingó, Ramos Mejía, San Justo, Castelar, Ciudadela e incluso de La Matanza.

Contáctese y le explicaremos cómo debe prepararse para efectuarse un estudio de centellograma, y qué etapas presenta este examen. Nuestro compromiso es aportar imágenes claras que ayuden a que el diagnostico sea más veloz y eficaz, lo cual siempre se traduce en mejores posibilidades para los diferentes tratamientos. ¡Comuníquese!